5 lugares que hay que ver cuando se visita la costa de Bizkaia

En la costa hay multitud de lugares con encanto que visitar pero vamos a ir poco a poco, en este artículo vamos a ver en resumen cinco de los más emblemáticos de nuestra costa. Vamos allá.

Sopela y su costa

El paisaje de Sopela está lleno de acantilados y playas salvajes que constituyen uno de los tramos más llamativos de la costa de Bizkaia debido a su riqueza natural y a la belleza de su paisaje. Este tranquilo y acogedor pueblo es un verdadero paraíso para aquellos que quieran combinar el deporte con el ocio, ya que Sopelana es un lugar perfecto para practicar diferentes actividades como surf, bodyboard, parapente, escalada y rutas en bicicleta de montaña.

Pero, sin duda, sus tres playas son las principales atracciones de Sopela. Barinatxe, también conocida como La Salvaje, tiene oleaje pesado y atrae a numerosos surfistas. En un lado de la playa se practica el nudismo y cada año se celebra en esta playa una conocida carrera nudista internacional, muy popular en la ciudad. La playa de Arriatera-Atxabiribil es una de las más frecuentadas y está rodeada de acantilados y abierta al mar, mientras que Meñakoz es quizás la más solitaria y de difícil acceso, esta última también es nudista.

Dejando a un lado sus playas, vale la pena ir a dar un paseo por el camino de Getxo a Sopelana por la costa entre impresionantes acantilados donde se practican muchos deportes como el parapente y el ala delta. En el camino encontraremos elementos interesantes como el molino de viento Aixerrota y el Faro de Punta Galea con su fuerte. Los lugares verdes, como el Parque de Iturrieta, donde se encuentra el estanque De La Ballena, también rodean el camino y son dignos de admirar.

A su innegable belleza natural tenemos que añadir algunas características culturales interesantes también, como la iglesia de estilo renacentista de San Pedro del siglo XVI y su magnífica torre barroca, la ermita románica de San Andrés con detalles marineros, casas de campo en los alrededores muestran una interesante muestra de arquitectura popular, tambíen se pueden encontrar esculturas al aire libre como la dedicada a los surfistas. Asimismo, cabe destacar la presencia de asentamientos prehistóricos como Kurtzio, uno de los asentamientos más antiguos de Bizkaia.

En cuanto a los festivales, las fiestas principales en Sopela son San Pedro, en junio, las fiestas del Carmen y Santa Marina en julio y San Andrés en noviembre. Enlace a la web municipal.

Urdaibai, Reserva de la Biosfera

Urdaibai es un entorno natural de extraordinaria belleza y diversidad, por lo que fue catalogado por la UNESCO como Reserva de la Biosfera en 1984.

En su corazón está el río Oka, nacido en Monte Oiz y que desemboca en un estuario en Mundaka, creando algunos humedales espectaculares que llenan de vida. Desde aquí recomendamos que se vaya a diferentes horas del día para verlas tanto en marea alta como en marea baja.

Las águilas pescadoras, los plateínos y el avetoro común eurasiático son algunos de los pájaros que son escasos en otra parte de la península ibérica pero que se pueden ver aquí. El entorno es un paraíso para las aves. No hay que olvidar visitar el moderno Centro de Aves de Urdaibai, donde se puede encontrar toda la información necesaria para no perderse un detalle.

Pero además de estos humedales excepcionales, Urdaibai cuenta con algunas de las playas más hermosas y populares del País Vasco, incluida la de Laida, con su tamaño y forma constantemente cambiante, o la espectacular playa de Laga, al pie de la imponente Acantilados del Peñón de Ogoño, descritos por muchos como “lo más cercano al paraíso”.

No hay que perderse la oportunidad de mirar desde uno de los puntos de vista naturales más impresionantes de Urdaibai. El propio Peñón de Ogoño o las capillas de San Pedro de Atxarre en el municipio de Ibarrangelu y San Miguel de Ereñozar en Ereño gozan de inolvidables vistas de esta hermosa zona.

Más al interior, Urdaibai también esconde grandes tesoros, como las Cuevas de Santimamiñe, hogar de pinturas rupestres de valor incalculable y el bosque de OMA, un lugar mágico que reinventa la relación entre naturaleza y arte. Tampoco debe perderse Gernika, la cuna de la identidad vasca, o Bermeo, un encantador puerto pesquero.

San Juan de Gaztelugatxe

Sin dudad uno de los puntos emblemáticos de Bizkaia. Roca, agua y viento. En San Juan de Gaztelugatxe la naturaleza ha desvelado toda su magia para cautivar al visitante. El islote, coronado por una capilla rústica, emana encanto sobrenatural y está envuelto en leyenda. Es un importante punto en la Costa Vasca que se grabará en la memoria de cualquiera.

San Juan de Gaztelugatxe es uno de esos lugares especiales que, tan pronto como lo ves, sabes que se quedará contigo para siempre. Desgarrado entre la inmensidad del mar Cantábrico y la solemnidad de los acantilados de la Costa Vizcaina, el islote de Gaztelugatxe está impregnado de una atmósfera mística y mágica que llena a todos los que vienen a verla.

Le sugerimos también que lo disfrute desde el mar. Sugerimos hacer un paseo en barco por el pueblo pesquero de Bermeo y cruzar las aguas de este pequeño trozo de la Costa Vasca. Estas aguas, que en años pasados fueron navegadas por corsarios y piratas, fueron también el escenario de algunas importantes batallas navales en nuestra historia.

Después de que hayamos salido el cabo Matxitxako, nos deleitaremos con la vista de la isla de Gaztelugatxe. Conectado al continente por un puente de más de 200 escalones, está coronado por una ermita dedicada a San Juan, a quien los pescadores de la zona están profundamente dedicados, y con los cuales se han asociado varios ritos y leyendas. Viajeros de todo el mundo han llegado a este enclave y se han visto cautivados de su belleza, y un interesante reclamo publicitario de este lugar es que en él se han grabado escenas de la tan aclamada serie “Juego de Tronos”.

Bermeo

Bermeo se encuentra a orillas del mar, en la región de Busturialdea. Es uno de los principales puertos de Bizkaia. Ubicado en las estribaciones de la montaña Sollube, su costa presenta muchos acantilados y lugares con encanto como San Juan de Gaztelugatxe y Aketx y las islas Izaro. Hay algunas ensenadas también interesantes, como la formada por el cabo Matxitxako.

El municipio tiene un encanto y una personalidad peculiares. Además, se puede visitar un abundante patrimonio cultural. Comenzando con el monumento tributario de Néstor Basterretxea a Benito Barrueta. Desde allí, llegaremos al Museo de los Pescadores ubicado en la Torre de Ercilla y, además, se puede visitar el casino de Bermeo, parecido a un Palacio Francés. Por último, es de interés arquitectónico la iglesia de Santa Eufemia, de estilo gótico.

En el centro de Bermeo, en la costa de Bizkaia, hay lugares espectaculares que cautivarán al visitante. La hermosa isla de Izaro, el cabo de Matxitxako, y Tala, una gran arboleda situada en la parte superior del municipio, son sólo algunos de los elementos sobresalientes. Del mismo modo, San Juan de Gaztelugatxe, uno de los lugares más visitados del territorio histórico de Bizkaia, pertenece al municipio de Bermeo estando solamente a 8 kilómetros del centro de la ciudad.

Además, si visitamos San Juan de Gaztelugatxe el día de San Juan el paisaje es aún más espectacular debido a la celebración religiosa de ese día. La fiesta patronal se celebra el 7 de septiembre, consagrada a Nuestra Señora de Almike, patrona de Bermeo. También debemos destacar el 9 de septiembre, el Día de los Pescadores, una celebración muy típica. Además, el 22 de julio, consagrado a Magdalena, es especial también para la población de Bermeo. Enlace a la web municipal.

La bahía de Gorliz y Plentzia

En la desembocadura del estuario de la ria de Plentzia se encuentra una impresionante bahía natural, en la que se encuentran las playas de Gorliz y Plentzia.

La gran playa de arena y baño seguro hacen de la de Gorliz una opción muy popular entre las familias vizcainas. De 842 metros de largo, la playa está justo en el centro de la ciudad, con un hermoso paseo a lo largo de ella. Muy cerca se encuentran las zonas de recreo, un gran aparcamiento al lado de la playa y zonas verdes con mesas, bancos, barbacoas y una zona de juegos infantiles

La playa de Plentzia, muy cerca del centro de la ciudad, tiene un paseo marítimo que corre junto a su fina arena dorada. Su agua tranquila hace que sea ideal para familias con niños y cualquiera que busque deportes acuáticos como windsurf, surf o kayak.

Sus aguas ofrecen una de las mejores alternativas en condiciones adversas o cuando el mar es fuerte en playas cercanas como las de Sopelana o Getxo.

Como hemos dicho al principio aquí os hemos hecho un resumen de cinco puntos emblemáticos de la costa vizcaina pero hay muchos más que iremos viendo en futuros artículos. Ahí os dejamos un interesante vídeo en el que aparecen algunos de los lugares que hemos visto en nuestro artículo y algunos más del interior como Gernika.

Por favor puntua esta entrada