Un menú distinto cada día

Nos encanta la comida vasca y queremos compartirla contigo, desde los creativos y sabrosos pintxos (bocadillos) a los platos vascos antiguos y nuevos a precios asequibles, hasta la mejor cocina del mundo. Hoy en día, hay 11 restaurantes con estrellas Michelin en Bizkaia.

Sea cual sea tu elección, siempre puedes regarla con un vaso de txakoli, el vino joven que se elabora en las zonas costeras de Bizkaia. Déjese seducir por los platos que han complacido a los paladares más exigentes. No es de extrañar que el Restaurant eligiera Bilbao para albergar los premios de los 50 mejores restaurantes del mundo en 2018.

Bilbao se ha convertido en uno de los principales destinos culinarios del mundo. La gastronomía es uno de los principales atractivos de Bizkaia, junto con la arquitectura moderna y una interesante cultura. Los mejores restaurantes de aquí tienden a atraer a multitudes, por lo que recomendamos reservar una mesa y comprobar los horarios de apertura de cada establecimiento. Pero no hay razón para preocuparse, ya que en Bizkaia se pueden vivir grandes experiencias gastronómicas en la mayoría de los bares, restaurantes o asadores.

Los aromas y sabores que provienen de nuestras cocinas le llevarán a la cocina vasca más tradicional y a las últimas tendencias de la cocina. La gastronomía puede ser una gran manera de entender las ideas de la vida. En el centro de Bilbao, puedes probar los platos vascos más tradicionales en conocidos restaurantes y asadores (restaurantes que sirven carne y pescado a la parrilla).

Recetas clásicas con un nuevo giro están en el centro de la alta cocina que se ha apoderado de Bizkaia, donde encontrarás muchos restaurantes con estrellas Michelin. Destacan Zortziko, dirigido por Daniel García; Mina, de Álvaro Garrido; Nerua, dirigido por Josean Alija; La Despensa del Etxanobe de Fernando Canales -los tres en Bilbao-, y los dos restaurantes dirigidos por el chef Eneko Atxa, que cuenta con cinco estrellas Michelin: Azurmendi, de tres estrellas, y Eneko, de una estrella, ambos con sede en Larrabetzu, y el restaurante bilbaíno de una estrella, ENEKO Bilbao.

Características de la cocina vasca

La cocina vasca ofrece experiencias culinarias verdaderamente especiales. Inspirándose en las antiguas tradiciones culinarias, los chefs de la región mezclan la pasión con los métodos de cocina antiguos y nuevos para servir platos de alta calidad.

Las eternas recetas vascas han sido transmitidas de generación en generación en numerosos bares y restaurantes del centro de Bilbao, en particular, alrededor del Casco Viejo y el Ensanche. Los establecimientos en los que se pueden probar son Amboto, Casa Rufo, Getaria, Baita Bilbao y Mazarredo o Bordatxo, especializados en mariscos.

Después de tu visita al Museo Guggenheim Bilbao, deberías pedir el extraordinario menú que sirven en el Bistró Guggenheim Bilbao, decorado en un estilo minimalista, o dirigirse a Nerua Guggenheim, que ha sido galardonado con una estrella Michelin. En el Palacio de Congresos Euskalduna, encontrarás ENEKO Bilbao, otro restaurante con estrella Michelin, de Eneko Atxa. O puede deleitarse con una exquisita comida en los restaurantes de otros museos y centros culturales, como Yandiola, en Azkuna Zentroa.

Conduce a las afueras de Bilbao para empaparse del verde paisaje de Larrabetzu. Aquí puedes comer en el único restaurante con tres estrellas Michelin de Bizkaia: Azurmendi, dirigido por Eneko Atxa. También ha abierto Eneko, a poca distancia de Azurmendi, con una estrella Michelin. En Galdakao, puedes coger una mesa en Andra Mari de Patxi Asua, mientras que en Amorebieta, no puedes perderte la experiencia de cenar en Boroa, propiedad de Javier Gartzia. En el encantador valle de Atxondo, está el Asador Etxebarri de Bittor Arginzoniz.

Menús para los tiempos modernos

Los restaurantes también se han adaptado a la nueva era en la que la ciudad de Bilbao transformó su sociedad y su trazado urbano. En el centro de Bilbao, encontrará restaurantes que combinan el diseño contemporáneo con menús adaptados al ajetreo de la vida de la ciudad. Entre ellos se encuentran El Viejo Zortzi, Claudio, El Txoko Berria, Mina y Larruzz.

En contraste con la frenética vida de la ciudad, la comida lenta está siendo abrazada por un número creciente de personas cada día. El concepto de slow food se originó como respuesta a la comida rápida, esforzándose por mantener las viejas tradiciones culinarias, utilizando ingredientes frescos de los mercados de los agricultores e invitando a los huéspedes a saborear las comidas mientras aprecian cada uno de los bocados. Esta es la filosofía adoptada por restaurantes como Bascook, propiedad del chef Aitor Elizegi, Zárate, Aizian y La Escuela, entre otros.

Un viaje a Bilbao nunca está completo sin una visita al Mercado de la Ribera, un mercado de agricultores situado a orillas del río Nervión que alberga el restaurante La Ribera. El restaurante ofrece un ambiente agradable y música de jazz en vivo. El restaurante Astillero Euskalduna, en el paseo marítimo de Olabeaga, es una visita obligada para los amantes de la langosta.

Bilbao es, por supuesto, una ciudad cosmopolita en la que, además de la comida vasca, se pueden probar platos de todo el mundo. En Kuma, Miu y Mao se sirven buenas comidas japonesas. Las trattorias italianas abundan en la ciudad. Para la cerveza y la comida alemana, diríjase a Ein Prosit o Lúpulo. Y también hay opciones mexicanas, indias y de Oriente Medio. ¡Bilbao es un paraíso para los comensales!

Cocina de Tradición

Por necesidad o por casualidad, nuestros antepasados probaron y cocinaron un gran número de recetas, que se han convertido en la esencia de la cocina tradicional vasca. Como decía el autor del libro de cocina de Bilbao, conocido popularmente como la Marquesa de Parabere, a los buenos cocineros gourmet nunca se les debe agotar la paciencia. El nombre de la salsa en el pil-pil de bacalao (bacalao con guindilla y ajo en una salsa cremosa emulsionada) hace eco del sonido que hacen los cocineros al revolver la salsa en una olla.

La lista de platos tradicionales del País Vasco es interminable: cocochas (parte carnosa del bacalao o la merluza), marmitako (cazuela de pescado), porrusalda (sopa de verduras), alubias en putxera (guiso de judías), pisto a la bilbaína (pisto), talo con chorizo (tortilla de maíz y chorizo), chipirones en su tinta…

donde comer en Bilbao

Créditos: https://197travelstamps.com/bilbao-two-day-itinerary/

Los platos vascos, hechos con ingredientes de temporada que están en su apogeo, son delicias que se pueden comer en restaurantes de la ciudad, casas de campo o pueblos costeros.

En Bizkaia podrás tener experiencias memorables con la comida y la bebida, gracias a la creatividad y el entusiasmo de la gente común, que inventaron recetas intemporales como el marmitako o la putxera.

El estilo tradicional de la cocina vasca ha tenido el bacalao como uno de sus ingredientes estrella desde el principio de los tiempos. Curiosamente, el hecho de que en Bizkaia haya mil y una recetas de bacalao es el resultado de un malentendido. En 1835, el comerciante José María Gurtubay telegrafió a los proveedores ingleses pidiendo 100 o 120 piezas de bacalao seco y salado. Los proveedores recibieron un mensaje equivocado y entregaron 1.000.120 piezas. Fue una bendición disfrazada, ya que el pescado ayudó a alimentar a la población durante la Primera Guerra Carlista.

En cuanto a la putxera, es un plato típico de las Encartaciones. En el siglo XIX, los maquinistas utilizaban el vapor producido en las locomotoras para cocinar las judías. La preparación contiene cebollas rojas, pimientos, ajo y costillas de cerdo, morcilla o chorizo. La putxera se sirve cada 23 de octubre, el día de San Severino, en Balmaseda. En este ambiente festivo, grupos de amigos hacen putxera en las calles. Este plato sustancioso es perfecto para calentar el alma en invierno.

En los pueblos costeros, se debe probar el marmitako, sobre todo si se viaja por Bizkaia en otoño o invierno. El marmitako es una cazuela de pescado creada por los pescadores locales en los barcos de pesca del Cantábrico. Hecha básicamente con atún y patatas, la marmitako a veces incluye pimientos, cebollas o tomates. Antiguamente, no había muchos ingredientes a bordo, así que los cocineros de los barcos de pesca tenían que conformarse con dos o tres ingredientes. El marmitako se suele servir en una olla de barro caliente.

Sabor de Bilbao

Ya sea a propósito o por casualidad, el sabor de Bilbao da un carácter singular a las recetas del País Vasco. A los bilbaínos les gusta dejar su marca en todo lo que tocan. Así, cocinan el pisto o la piperrada a su manera, añadiendo huevos a la salsa para hacerla más aceitosa. O prefieren espolvorear jamón o picatostes en este sabroso plato, que se puede encontrar con ligeras variaciones en cualquier lugar de Bilbao o Bizkaia.

El bacalao al Pil-Pil (más conocido como Bacalao al Pil-Pil) tiene una versión local en Bilbao, conocida como bacalao al Club Ranero. Fue hecho por primera vez por el chef francés Alejandro Caveriviere en el club de la Sociedad Bilbaína. La leyenda cuenta que un grupo de amigos que jugaban al rana (un juego que consiste en lanzar una moneda a la boca de una rana para conseguir puntos) en las Tablas de Txakoli ordenaron el pil-pil de bacalao. El chef pensó que la comida llenaría mejor a los comensales si añadía cebollas, pimientos verdes, tomates y pimientos a la vieja receta, y así lo hizo.

Llevando la gastronomía al siguiente nivel

Comer en un restaurante con estrella Michelin. Probar un surtido de pintxos del tamaño de un bocado. Haz tu propio queso. Asistir a un taller de cocina para hacer las mejores comidas en casa. Probar el pescado fresco en una parrilla con vistas al mar Cantábrico. En Bizkaia puedes tener mil y una experiencias culinarias. Aquí están algunas de ellas.

Cómo hemos apuntado más arriba, la cocina vasca se puede disfrutar de muchas maneras diferentes. Los mostradores de los bares muestran los más tentadores pintxos, golosinas culinarias para deleitar tus ojos y tu boca. En los restaurantes tradicionales se pueden degustar platos básicos de la cocina vasca como el bacalao al pil-pil o la vizcaína (bacalao en salsas tradicionales), los txipirones (calamares), el pisto (pisto) o el bonito (atún). Todos estos ingredientes de calidad son el resultado del saber hacer de los arrantzales (pescadores) y baserritarras (agricultores) vascos.

Pero hay otras formas de disfrutar de la gastronomía vasca, además de comer. También se pueden vivir experiencias culinarias fuera de este mundo, como una degustación de txakoli vizcaíno en una bodega local (donde también se puede comprar una o dos botellas) o una comida en una sidrería con txuleta y tortilla de bacalao, y, por supuesto, la sidra vertida del barril mientras todo el mundo grita: «¡Txotx!».

Si tienes un don para la cocina, puedes apuntarte a un curso de elaboración de pintxos o a un taller de nueva cocina, donde recibirás los consejos más inteligentes y las mejores recetas de cocineros de renombre. Para una experiencia puramente vasca, puedes aprender a hacer talo (tortilla de maíz), queso, miel o mermelada, o incluso pasar unas horas en la vida de un productor de alimentos local.

La noche es sabrosa

Bilbao es conocido por su vida nocturna festiva. La ciudad y sus alrededores cobran vida de jueves a domingo por la noche. Bilbao La Vieja y el Casco Viejo son las zonas con mayor concentración de bares y discotecas LGBT+, pero también puedes encontrar algunos de ellos en el centro de la ciudad.

La zona conocida como El Triángulo, en el cruce de la Calle de la Torre y Barrenkale Barrena, es perfecta para empezar tu experiencia de bar-gastronomía. En los bares de la calle Santa María, también en el Casco Antiguo, se pueden tomar bebidas y pintxos. Al final de la calle Barrenkale, encontrarás algunos bares LGBT+ para pasar un buen rato en un ambiente relajado.

Para divertirse hasta la madrugada, cruza la Ría y dirígete a Bilbao La Vieja, donde podrás disfrutar de la quintaesencia de Bilbao en un ambiente multicultural. Aquí los bares abren hasta tarde, ofreciendo espectáculos picantes, música en vivo, sesiones de DJ y mucha alegría. Otros distritos como Barakaldo o Portugalete, a los que se puede acceder en transporte público, también tienen cosas interesantes para la comunidad LGBT+.

Los pintxos, un ritual de la gastronomía típicamente vasco

La esencia de la cultura culinaria vasca se puede resumir en una sola palabra: ‘pintxos‘, bocadillos servidos en cualquier bar de Bizkaia. Los pintxos solían ser consumidos en tiempos pasados mucho después del desayuno y antes del almuerzo, como un bocadillo de media mañana. Con la sofisticación de la gastronomía, se han convertido en verdaderas piezas de arte culinario, reconocidas como bocados de alta cocina.

En Bizkaia, salir a tomar pintxos está muy arraigado en la cultura local, al igual que conceptos como el poteo (saltar de un bar a otro para tomar bebidas y pintxos) y los txikiteros (hombres que se reúnen en los bares después del trabajo para beber vino de un pequeño vaso llamado txikito).

El poteo y los pintxos no pueden existir el uno sin el otro. Los pintxos son pequeños bocados, llamados así por el palillo que se les clava. Te invitamos a que nos acompañes en un tour de pintxos por Bilbao.

En Bizkaia, la gente ama tanto la comida que ésta es una especie de ritual. El poteo consiste en ir de bar en bar, charlar y tomar pintxos que se bañan con un txikito de vino o un zurito.

Antiguamente los pintxos eran simples bocadillos, pero hoy en día son verdaderas estrellas de la gastronomía de pequeño tamaño. En Bizkaia se puede disfrutar de la costumbre de salir a tomar pintxos. Existen multitud de bares y una interminable variedad de pintxos para elegir, desde la tortilla de patatas hasta pequeñas raciones de alta cocina moderna.

Tradicionalmente, los txikiteros eran grupos de hombres que se reunían para tomar una copa después del trabajo. Los txikiteros son los reyes del poteo. Antiguamente, eran grupos de hombres que se reunían al final de un día de trabajo para beber un txikito. Hoy en día, la costumbre está abierta a todo el mundo. Los txikiteros lo saben todo sobre cada bar de Bilbao. Cada grupo establece su propio recorrido predefinido. Normalmente cantan, charlan y se ríen mucho, creando un ambiente de alegría allá donde van. Cada año, el 11 de octubre, día de Amatxu Begoña, celebran también el Día de los Txikiteros. Llevan flores a la imagen de la Virgen María que se encuentra en el Casco Antiguo, entre las calles Santa María y Pelota, y luego van a los bares arrastrándose por la zona de Siete Calles del Casco Antiguo, cantando a todo pulmón.

Rutas de pintxos

Hay un millón de bares en Bilbao donde se pueden probar diferentes estilos de pintxos. Hemos planeado seis tours por El Botxo, como los bilbaínos llaman a su ciudad. El recorrido más tradicional es por el Casco Viejo, poblado por casi 200 tabernas, las más conocidas de las cuales se encuentran en la Plaza Nueva y la Plaza Unamuno, así como en las calles Santa María, Somera y Jardines. Cada una con su propia especialidad, los establecimientos más antiguos están allí desde hace más de un siglo.

¿Eres un fanático del fútbol? Si es así, debes dirigirte a la calle Licenciado Poza, que conduce al estadio San Mamés. Los días de partido en que el Athletic Club Bilbao juega en casa, los aficionados llenan los bares antes del partido.

Junto a la Gran Vía, la calle del Músico Ledesma es una calle peatonal con un gran ambiente, aunque algo diferente. Los clientes aquí tienden a ser mayores, incluyendo la mayoría de los hombres de negocios. En la calle de la Diputación, al otro lado de la Gran Vía, hay bares de moda que sirven tanto pintxos tradicionales como innovadores. Entre semana, los bares de esta parte de la ciudad son visitados principalmente por profesionales, mientras que los fines de semana se llenan de familias.

Tu recorrido por los pintxos también puede comenzar en la zona residencial del Ensanche, muy popular entre los turistas y cerca del Museo Guggenheim. Heros, Lersundi, Iparragirre, Henao, Mazarredo y Máximo Aguirre son algunas de las calles bordeadas de bares que ofrecen experiencias de aperitivos de moda en Bilbao.

La zona de Indautxu y la Plaza Arriquibar es particularmente encantadora. Los bares que flanquean la calle te deslumbrarán con apetitosos platos de comida, tanto pequeños como grandes.

Dónde comer

En Bizkaia la gente tiende a mantener vivas sus tradiciones. El legado de la cocina vasca tiene sus raíces en los restaurantes tradicionales y los bares clásicos, especialmente en el Casco Viejo y el barrio del Ensanche de Bilbao.

Deje Bilbao atrás y siga su nariz hasta los pueblos del interior como Balmaseda, donde debería probar las alubias en putxera (cazuela de alubias). En pueblos costeros como Bermeo, Lekeitio o Mundaka, podrá disfrutar de deliciosas versiones de marmitako, hechas con pescado recién pescado.

Además de los restaurantes y cerveceras o parrillas, los txokos (sociedades gastronómicas privadas) son el lugar perfecto para disfrutar de una buena comida y bebida mientras se socializa con los miembros del club.

También se pueden visitar los mercados de alimentos o ferias en cualquier época del año para comprar talo con chorizo, pimientos de Gernika o miel hecha en el País Vasco.

Una de las tradiciones culinarias más arraigadas de Bizkaia es el pintxo-pote: ir de bar en bar en busca de bocadillos y bebidas. Cada pueblo ofrece uno o más tours de pintxos.

En Bilbao podemos añadir los de Plaza Nueva (Casco Viejo), Ledesma-Jardines de Albia (Abando), Heros (Guggenheim), y Licenciado Poza, envueltos en un ambiente juvenil, y el Maestro García Rivero en Indautxu.

Bizkaia es un destino turístico de clase mundial. No es difícil encontrar dónde comer aquí. Lo que sí es difícil es elegir entre tantas opciones: cocina fina, restaurante con estrella Michelin, menú tradicional, cocina internacional… ¿Asiática? ¿China? ¿Mexicana? ¿Fusión?

Si te encuentras en uno de los entornos naturales de Bizkaia, deberías probar los pimientos de Gernika, las alubias en putxera o los platos preparados con verduras de temporada, de los jardines de la zona a tu mesa, una apuesta segura. Si estás en el mar, deberías comer pescado fresco del barco: bacalao, besugo o atún en marmitako (guiso de pescado vasco con patatas, pimientos, cebollas y otros ingredientes). Algunos de los pueblos costeros son perfectos para comprar conservas de mariscos para degustar en casa.

No es fácil elegir entre los diferentes tipos de bares y restaurantes de Bilbao. Para captar la esencia del poteo tradicional, ve al Casco Viejo. En la Plaza Unamuno está el Bar Bacaicoa. Fundado en 1965, lleva medio siglo elaborando chorizos al infierno y champiñones a la gloria o al purgatorio. Asimismo, Joserra ha complacido a los paladares de los bilbainos y de los visitantes desde 1924.

Para una comida de mariscos, deténgase en uno de los siguientes lugares: Fermín, una taberna de la calle Iturribide (a poca distancia de la Plaza Unamuno), cuyos mejores pintxos están hechos con bacalao. En la calle Muñoz María, el bar Baste sirve excelentes mejillones. Los bares y restaurantes alrededor de la Plaza Nueva, que tiene su propio mercado todos los domingos, son interesantes para explorar. Abierto hace casi un siglo, el Bar Bilbao ofrece deliciosos pintxos además de la posibilidad de viajar al pasado.

Por favor puntua esta entrada

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies